Máximo González Jurado

Compromiso Enfermero con Máximo González Jurado


1 comentario

Apoyos a la enfermería

enfermeria facultativa webLa enfermería española ha sufrido un duro golpe desde el momento en que el Partido Popular decidió mofarse de la profesión y alterar a última hora el Real Decreto de prescripción enfermera para impedir que podamos seguir llevando a cabo actuaciones y decisiones muy comunes en el día a día de un enfermero. En cuanto la norma se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Gobierno habrá declarado automáticamente una huelga competencial, pues todas esas actuaciones —vacunación, tratamientos para heridas o úlceras por presión, administración de oxitocina en el parto…— habrán pasado a ser ilegales y, para no ir contra la ley y contra nuestro propio Código Deontológico, no cabe otra alternativa que dejar de tomar dichas decisiones. A partir de entonces cumpliremos escrupulosamente con la legalidad vigente, obligando a los pacientes a volver al médico una y otra vez en cada mínimo cambio terapéutico. Lo contrario supondría asumir una responsabilidad que ya no nos corresponde y estaríamos incurriendo en un delito de intrusismo profesional. Todo ello abocará a la sanidad a un colapso y saturación provocada por el Ejecutivo, en la que la principal víctima será el paciente.

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

La traición del Gobierno del PP

CapturaEl viernes 23 de octubre será recordado por la enfermería española como una fecha infame. Aquel día, en el último momento, con nocturnidad y alevosía, el Ministerio de Sanidad modificó ilícitamente el texto original de un Real Decreto, el de prescripción enfermera, a pesar de que éste ya había sido pactado con nuestra profesión, aprobado por unanimidad en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y dictaminado favorablemente por el Consejo de Estado, máximo órgano consultivo español. Mirar a los ojos a los representantes de la enfermería durante muchas reuniones en el ministerio, reiterarles el compromiso y prometer —incluso en público— que se aprobaría lo pactado para luego rendirse a los intereses de otros, es propio de personas con un dudoso sentido del honor.

Sigue leyendo