Máximo González Jurado

Compromiso Enfermero con Máximo González Jurado

Deporte sin riesgos

Deja un comentario

La práctica de cualquier deporte lleva aparejados ciertos beneficios y valores, como son el compañerismo, el esfuerzo, el sacrificio, la disciplina o el espíritu de superación. También uno aprende a cuidarse, a vigilar su alimentación o a no cometer excesos. En resumen, a llevar una vida sana y activa. Y lo dice alguien con conocimiento de causa, que tuvo la oportunidad de competir en la élite. Pero el deporte también entraña riesgos, lesiones de toda índole, traumatismos cuando se trata de un deporte de contacto o de equipo, incluso situaciones que amenazan la vida. Uno puede cuidarse, pero hay momentos en que lo mejor es tener cerca a quien sabe cuidarte y prestar la mejor asistencia sanitaria: un enfermero.

Estos días la atención mediática y la de la sociedad se centra casi exclusivamente en un balón y 22 hombres que defenderán el honor de su país bajo el sol de Brasil en la Copa del Mundo de Fútbol, el mayor acontecimiento deportivo del planeta junto con los Juegos Olímpicos. En este número de ENFERMERÍA FACULTATIVA  hemos querido tomar el pulso a los compañeros que trabajan en equipos de fútbol profesionales. Frente al espíritu de pertenecer a un equipo multidisciplinar, cada uno con su rol y todos sumando esfuerzos para cuidar al deportista, una vez más entristece comprobar cómo otros profesionales de la salud a veces prefieren no ir de la mano. Pues tal y como establece el artículo 9 de la LOPS “la atención sanitaria integral supone la cooperación multidisciplinaria, la integración de los procesos, y la continuidad asistencial”.

También surge una reflexión que no debemos dejar de lado. ¿Cuántos de nuestros hijos, hermanos o nietos juegan al fútbol –o a otro deporte- los fines de semana con su equipo amateur? En esos campos municipales o instalaciones deportivas similares todos corren el mismo riesgo que Ronaldo o Messi de sufrir una fractura, un corte o perder el conocimiento. Sin embargo, ¿cómo es posible que no exista, con decenas de personas practicando deporte en el mismo sitio, la obligatoriedad de la presencia de un profesional sanitario para atender cualquier percance que pudiera producirse? En unos minutos, un apasionante partido de fútbol puede transformarse en tragedia, un drama que alguien con los conocimientos y experiencia en el ámbito de la salud deportiva puede evitar. Especialmente, un enfermero.

 

 

Anuncios

Autor: Máximo González jurado

Soy el actual presidente (2013) del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España. Graduado en Enfermería y Podología y licenciado en Antropología. Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s