Máximo González Jurado

Compromiso Enfermero con Máximo González Jurado

Humanizando la muerte

Deja un comentario

Las ciencias de la salud han venido experimentando, y lo siguen haciendo, un desarrollo verdaderamente vertiginoso en muchos aspectos y, entre ellos, en lo concerniente al mejor conocimiento del ser humano y de las causas que provocan tanto las enfermedades como la muerte.

La irrupción de las nuevas tecnologías empieza a demostrar sus efectos positivos en un mejor control de las enfermedades, retrasando con ello la edad de la muerte, como consecuencia de la recuperación de la salud mediante avances científicos que han procurado la cura de determinadas enfermedades que antes parecían incurables. Gracias a ello, gozamos, como es sabido, de uno de los mejores indicadores mundiales de esperanza de vida. Pero la muerte no ha desaparecido.
Algunos estudiosos de estos temas han llegado a afirmar que durante estos últimos años se ha impuesto un “nuevo estilo de morir”. Hoy se muere más tarde y también de forma más lenta. Se muere con menos dolor, pero más solos. Mejor asistidos técnicamente, pero peor acompañados.

Y nuevamente, en este escenario, demandante de un plus de humanización, aparece con fuerza, como siempre, la profesión enfermera. En este caso en el ámbito de los denominados cuidados paliativos. Y por ser la enfermera o enfermero quien tiene la responsabilidad del cuidado, una de sus funciones es el procurar que sus pacientes tengan asegurado, en la medida de lo posible, su derecho a morir con dignidad. Si bien es cierto que todo enfermero o enfermera debe tener los conocimientos, habilidades y actitudes, es decir, la competencia profesional necesaria para dispensar este cuidado, esta necesidad se evidencia en mayor medida en aquellas áreas en que la muerte convive con la labor que el facultativo enfermero realiza.
El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) considera que la función de la enfermera es fundamental para unos cuidados paliativos “destinados a reducir el sufrimiento y a mejorar la calidad de la vida de los pacientes moribundos y de sus familias mediante una pronta evaluación, identificación y gestión del dolor y de las necesidades físicas, sociales, psicológicas, espirituales
y culturales”.

Un papel tan extraordinario requiere de una formación específica y de un reconocimiento por el que venimos luchando desde hace años. Ambas cosas las entendemos perfectamente los profesionales y los pacientes.

Anuncios

Autor: Máximo González jurado

Soy el actual presidente (2013) del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España. Graduado en Enfermería y Podología y licenciado en Antropología. Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s