Máximo González Jurado

Compromiso Enfermero con Máximo González Jurado

Morir en un hospital sin enfermeros

Deja un comentario

En los tiempos que vivimos, cualquier gestor público se enfrenta al reto de tener que prestar el mismo servicio con un presupuesto mucho menor. Lamentablemente en España, los políticos y los gestores sanitarios están demostrando, con sus actos, su total falta de interés por afrontar cambios estructurales que, a la larga supongan un ahorro en Sanidad. La situación política actual pasa por la existencia de una urgencia en satisfacer los compromisos en materia de déficit público pactados con Bruselas mientras que, de arriba abajo, en la pirámide del poder, fluye una corriente de recorte de gasto urgente y no siempre bien planificado. Como consecuencia de ello, cuando hay que reducir costes en un hospital, una salida recurrente es actuar sobre el capítulo de personal y concretamente sobre la enfermería, un “blanco fácil” para ahorrar rápidamente.

Sin embrago, esta situación que venimos denunciando en España desde hace años, donde la enfermería está pagando los platos rotos de la crisis financiera, no es un problema local. En un reciente estudio de Linda Aiken publicado en The Lancet, del que ofrecemos completa información en la revista ENFERMERÍA FACULTATIVA, se avisa de que esta maniobra es una práctica común en muchos países.

¿Y qué ocurre cuando se esquilma el personal de enfermería?, ¿Qué consecuencias tiene el hecho de que un profesional atienda hasta a 18 pacientes a la vez?, ¿O pasar de un servicio a otro cubriendo necesidades puntuales?, ¿Quién va a pagar el esfuerzo titánico de una enfermera saturada?.

El estudio de Aiken certifica que las consecuencias de tener esa altísima ratio de pacientes por enfermero son directamente un incremento en la mortalidad de los pacientes. En España, asegura, se palía esa circunstancia gracias al esfuerzo encomiable de los profesionales y su excelente formación universitaria.

Sin embargo, siendo así, al Consejo General de Enfermería llegan denuncias de graves complicaciones evitables en determinados hospitales fruto, únicamente, de que el personal de enfermería reducido a la mínima expresión no puede obrar milagros, no puede hacer bien su trabajo y está arriesgando la salud de los demás y su propia salud. Más de 20.000 enfermeros han perdido su trabajo en los últimos cinco años. Existe una necesidad real de personal para poder prestar los cuidados más esenciales. Un sistema sanitario más sostenible jamás podrá lograrse a costa de una enfermería a punto de reventar por atender un número inasumible de pacientes. Porque un sistema donde la gente muere por falta de profesionales no es sostenible, ni ético.

Anuncios

Autor: Máximo González jurado

Soy el actual presidente (2013) del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España. Graduado en Enfermería y Podología y licenciado en Antropología. Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s